martes, 27 de enero de 2015

Calentadores Big Mountain para jóvenes exploradores


Tejer para los mas pequeños de la casa es una satisfacción como pocas. Se teje rápido, puedes hacer locuras con el color y siempre les gusta lo que les haces (¡pobrecitos! jajajaj)
Y una de las cosas que mas me gusta hacerles son calentadores. A la mayor le gustan de todas las formas, sobre todo de colores chillones. Los usa para las clases de ballet, para montar en bici y hasta para dormir (me ha salido muy de los ochenta, ¡que se le va a hacer!)
Y al pequeño se los hago desde antes de nacer. Con la primera ya comprobé que es complicado llevarles calzados cuando son muy bebés, y si hace calor ya es tarea imposible. Pero además, cuando empiezan a gatear, se les quedan las piernecitas heladas. Probad a estar mucho tiempo en el suelo, se os queda el culo y las piernas heladas. El problema del culete ellos no lo tiene con el pañal, pero eso de las piernas si.
Y los calentadores las mantiene calentitas, encima de los pantalones, con leotardos y simplemente sobre la piel en épocas mas calurosas. Y como mi pequeño ha decidido tardar en andar, estamos usándolos mucho. Este es el ultimo modelo que le tejí, los Big Mountain, para mi pequeño gran explorador.


He tejido muchos calentadores en mi vida, son sencillos y muy rápidos de tejer. Y estos son los mas bonitos que he tejido últimamente. Forma parte de una pequeña colección que estoy preparando y quería compartirlos con vosotros como previo.


Por esta razón he decidido hacer un concurso. ¿Quieres unos calentadores así para tu pequeño o pequeña? ¿O prefieres ganarlos para hacer un regalo? Tan solo tienes que dejar un comentario en esta entrada y compartir el concurso en Instagram con la etiqueta #ConcursoPaseandoHilos
El domingo 15 de febrero diremos quien es el ganador o ganadora de un par calentito y aventurero de los calentadores Big Mountain. Son de lana 100% merino, hipoalergénico, suaves y muy ligeros.
¡¡¡Tomad medidas a vuestros pequeños y suerte!!!

domingo, 18 de enero de 2015

Mandalas con los Hilos Anchor Style Nylon


Llevaba tiempo queriendo hacer un tutorial de como hacer las cometas de hilo o mandalas que llaman "ojos de Dios". Tradicionalmente son elementos ceremoniales de los pueblos del norte de América y de Mexico. Son amuletos relacionados con la Madre Naturaleza, y que tradicionalmente se regalaban a las familias cuando nacía un bebé, añadiendo una vuelta de hilo por cada año de la criatura, otorgándole así protección. Actualmente son mandalas de colores con valor decorativo y ya pocas culturas los usan con fines religiosos. 
Y cuando los chicos de Coach contactan conmigo para enseñarme los nuevos Hilos Anchor Style me queda claro que son perfectos para este proyecto. Es un hilos de nylon retorcido muy resistente, de colores empolvados y brillantes muy apetecibles y muy sencillo de manipular.
Dentro de la campaña Coatch Craft, en la que se propone como tema la decoración de las celebraciones familiares, me parecía perfecto unir estas dos ideas, los mandalas y el Hilo Anchor Style. Así que os propongo una manualidad sencilla, con tan solo dos palos, para hacer estas decoraciones tan bonitas. Combinando mas palos se obtienen mandalas mas complejos y vistosos, así que no tengáis miedo a experimentar.


Para comenzar necesitamos tres tipos de hilo distintos (o tantos como colorido queremos que tenga el mandala) Yo elegí el plata, lila y blanco dorado de la gama "shabby chic" que son muy delicados y brillantes. Vamos a necesitar también palitos de madera de los que se usan para hacer brochetas y unas tijeras.


Comenzamos quitando la punta a un palito y cortándolo después por la mitad.
Atamos las dos mitades por el centro con un extremo del primer hilo que vamos a usar, y le damos varias vueltas sujetando fuerte. A continuación abrimos los palos colocándolos en cruz y damos varias vueltas de hilo ajustando bien.




Y a partir de ahora vamos a rodear cada palito con el hilo siguiendo la misma dirección y rodeando una vuelta entera cada vez. es importante tirar fuerte del hilo para evitar que se suelte, y así queden todas la iguales.





Cuando llevemos un tercio del palito, cortamos la hebra y hacemos un nudo. Ahora vamos a cambiar de color y a continuar con la misma técnica. Anudamos el extremo del color nuevo y repetimos las vueltas a los palitos en la misma dirección.



 Podemos hacer esta operación una tercera vez con otro color, combinando los colore a nuestro gusto. Cuando terminemos rematamos la ultima hebra y ya tenemos nuestro mandala terminado.




Lo que mas me gusta de esta anualidad es que la puedes ver por los dos lados y es distinta. También puedes hacerla con mas palitos y recrear estrellas o combinar las direcciones del giro de los hilos para crear niveles y texturas.
También puedes probar a hacerlo con palos mas gruesos y a tamaños superiores o con muchos colores. El resultados son elementos decorativos muy vistosos, para colgarlos en la ventana, en la pared del cuarto de los niños, en tu estudio o para hacer un regalo vistoso y colorido.
Y viendo lo bonitos que quedan me recuerdan a los copos de nieve, así que me guardo la idea para decorar el árbol de Navidad el año que viene.





sábado, 10 de enero de 2015

Tortilla de estrellas, receta para bebés


Hoy cenamos tortilla de estrellas. Y para eso solo necesitamos huevos (nosotros usamos los del pueblo, de gallinas felices que comen rico y pasean entre los tomillos, por eso el huevo es mas amarillo y gordote), moldes pequeños para hornear y una sartén caliente y engrasada. Ojo que no son cortapastas, son moldes para emplatar u hornear. La diferencia con los moldes de galletas es que no tienen un filo de corte, son de sección lisa para apoyarse mejor en la bandeja del horno o en el plato. Pero si no tienes moldes de esta clase, puedes usar los de hacer galletas pero apoyándolos en la sartén por la parte que no corta, ya que la otra es muy fina y con el calor de dilata y se puede salir el huevo e incluso estropearse para volver a cortar galletas .


Batimos los huevos con una pizca de sal mientras se calienta la sartén. Colocamos los moldes en la parte mas lisa de la sartén y echamos dentro de cada molde un poco de huevo batido. (Pese a usar los moldes a mi se me sale porque esta sartén esta para reciclar ya...) Cuando empiece a cuajarse, le damos la vuelta a los moldes con ayuda de un tenedor o de una paleta. Y al estar doraditas las sacamos.



Para desmoldarlas presiona suavemente con una cucharita hasta que se sueltes¡n y corta con un cuchillo fino los bordes que se hayan salido. Sírvase con salsa de tomate, quesitos o un poco de pavo. Esta es una receta divertida de tortilla francesa de toda la vida, !pero con un toque mas estrellado!


Al superhéroe le ha gustado el ketchup casero de mamá, pero esa receta os la cuento otro día.

martes, 6 de enero de 2015

La boina o la vida



Me gustan mucho las boinas, me encantan. Tengo muchas, de fieltro y e ganchillo. Pero nunca me había atrevido a hacer una de punto. Me parecían muy difíciles todos los patrones, y casi siempre calados, que son maravillosos pero me dá la impresión de que se les cuela el frío por ahí. Así que rebuscado encontré esta maravilla de boina Salut Cherie! , sencilla y tupida. No dejéis de visitar el blog Inpired by Luna porque esta lleno de patrones e inspiración.
Para hacerla he usado un ovillo de Hilaturas LM Cindy en color caldera, de La Laborteca y de fabricación española. Y como bien me avisaron, se teje muy bien y cunde mucho (es un ovillo eterno y me ha sobrado un 20% casi!)


Además estrené mi marcador de Clover con unos de los aperos de pesca convertidos en marcador que me hace el Sr. Croqueta.


¡Y la boina con rabito claro! Para hacerlo es necesario dejar en las agujas solo 3 puntos y tejer un icord de unos 2 cm.


Y como ocurre casi siempre que me dejo algo para mi, no tardaron las pequeñas de la casa en pedirme una igual, así que le hice una a mi sobrina y estoy por la segunda para mi hija. Para ellas estoy usando la Horizon nº307 en azul de  Lanas Katia, que tiene un degradado muy bonito y en azul casi índigo.



Con tre ovillos de Horizon termine la boina y un cuello. La boina se lleva casi uno para talla niña, así que para talla adulto lo mismo le roba unos pocos metros a otro.

sábado, 27 de diciembre de 2014

Deshidratar jengibre y fruta en casa


Muchos me habéis preguntados como deshidraté el jengibre en casa. Bueno muchos.... la verdad es que últimamente me siento mejor publicando en mi Instagram y tengo al blog un poco abandonado, pero esto es por culpa del tiempo, del poco me refiero. El teléfono es muy rápido a la hora de subir fotos al Instagram y con el blog tengo que editar mas y siempre la lío desde el móvil la verdad.
Pero no quería dejar de contaros como lo hice porque ha sido un poco complicado encontrar la mejor manera para hacerlo.
Ya sabéis que me encanta el jengibre, su sabor y sus maravillosas propiedades (Antiinflamatorio, antioxidante y digestivo) y que por suerte o puedo encontrar fresco fácilmente en la frutería. Pero a veces se me estropea muchos días sin usarlo y en la nevera no me gusta conservarlo porque se pone blandito. Así que me puse a buscar maneras de desecar para concervarlo. Si buscáis en la red encontrareis mil maneras, pero la que mas me gusta es la natural, la de secar al sol. La dificultad mayor es que es invierno.... que contrariedad verdad!
Y la otra manera es en la cocina de leña de mi madre (o en la estufa de leña del pueblo) pero no es posible ahora mismo así que tenia que buscar otra manera. Y el horno es la mas factible.


La receta mas sencilla, y la que yo he usado, es:
1. Cortar el jengibre en filetes muy finos, incluida la corteza si es fina y esta muy limpia.
2. Poner las rodajas sobre la bandeja de rejilla del horno una redecilla de horneado, o una maya metal de trama fina. Esto se hace para evitar que los cachitos pequeños se cuelen por la rejilla y entre bien el calor por todas partes, reduciendo el tiempo de secado. Si no se puede usar estas rejillas, se puede poner la bandeja normal debajo de la de rejilla para recoger los pedazos mas pequeños que se caigan. Pero esta opción hace que se tarde mas porque impide el movimiento del aire caliente.
3. Meter la bandeja en el horno a 60º-70º durante 6 horas, y (aquí esta el secreto), abrir de vez en cuando el horno para que salga el vapor si es un horno de aire (los mas modernos) o poner una cuchara de madera para impedir que se cierre del todo la puerta del horno si es un horno convencional.


La cantidad de tiempo puede variar dependiendo de la cantidad de jengibre, pero sobre todo del grosor de las rodajas. Yo además aproveché para secar rebanadas de manzana por segunda vez, ya que la primera vez no se secaron del todo porque se me olvide quitar el pavor y por mas que las dejaba no se quedaban secos del todo.
 También hay que tener en cuenta la cantidad de agua de la fruta que queremos secar ya que los cítricos y la piña tiene mas agua que la pera o el plátano. Y otras son casi imposibles de desacar como el melón o la sandía precisamente porque se deshacen sin agua.

4. Y por último, y en el caso del jengibre, se puede pulverizar con una batidora o con una picador de café. A mi me gusta mas los trocitos porque los uso para cocinar o para infusión, pero si se quieren para hacer galletas o no nos gustan los cachitos es mejor molerla.

5. Para conservarlo tan solo hay que meterlo en botes bien cerrados y guardarlos en un sitio seco y sin luz directa. No olvides etiquetar tu frasco para saber cuando lo has desecado y usar el que lleve mas tiempo hecho.


En el caso de las manzanas, las puedes comer como patatas fritas, usarlas para decorar o volver a hidratarlas paz cocinar en salsas para el la carne, para hacer bizcocho o para rellenar el pollo. Yo las he usado para hacer un centro navideño con ramitas de canela y una vela de avellana... y cuando me descuido el pequeño de la familia se las come!!!


domingo, 21 de diciembre de 2014

Receta de invierno


Hoy celebramos el Solsticio de Invierno, el 21 de diciembre, el día más corto y la noche más larga. A partir de hoy los días irán creciendo hasta el solsticio de verano, en junio, cuando empiece el verano. Es un día para renovar. Debes hacer limpieza, ventilar la casa dejando que entre el aire frío en casa. Enciende incienso y come mandarinas con tus seres queridos, compartiendo la fruta. Recuerda que el incienso se debe encender solo con una vela, y si lo haces con cerillas nunca mas de dos varillas, nunca con mechero. Y de noche puedes completar el ritual quemando todo lo malo escrito en papelitos. Escribe lo bueno, lo que quieres conseguir o deseos para otros, en otro pedazo de papel y guárdalos. De esta manera tu hogar se prepara para el espíritu de la Navidad, para el cambio de estación.
¡Feliz invierno, deseo de tejedora!

lunes, 27 de octubre de 2014

Gorro Nata, un patron para tres cabezas (2)


Hoy es el turno al patrón de la cabeza de adulto, o de niños adulto como me gusta mas ver vuestras cabezas. Un Gorro Nata para mayores!!!









domingo, 26 de octubre de 2014

Monstruos y Fantasmas de Halloween


Ya está disponible mi "paso a paso" de este mes en Labores en Red. Unos monstruos y fantasmitas terroríficamente adorables. Para tener un Halloween lleno de lana!!!! Boooooo!!

jueves, 23 de octubre de 2014

Gorro Nata, un patron para tres cabezas (1)


Os traigo el esperado patron del Gorro Nata, que es para tres cabezas (para tres tallas de cabeza se entiende). Publicamos hoy el patrón para los mas pequeños, para bebés de entre 9 y 15 meses aproximadamente.
Este patrón forma parte de una serie de patrones  del kit ganador del concurso Gorro Nata que hice en Instagram la semana pasada. Y mi manera de agradecer la buena acogida (80 participantes, nada más y nada menos) es regalar este patrón.
Se llama Nata porque esta tejido con lana blanca 100% merino, y queda como un copete de nata en la cabeza, como si fueras un delicioso pastelito de invierno. Si lo tejes con otro color no importa, la nata se puede teñir de muchos colores, con chocolate, con sirope, con virutas de caramelo.... bueno que me despisto!
Aquí tenéis el gorro talla bebé. Y en el patrón viene bien avisado abajo, pero lo vuelvo a contar aquí. Este patrón esta escrito, tejido y diseñado por mi. Es para uso personal. Pero si vas a venderlo, dar un taller con él, tejer y vender lo que tejas o publicarlo en cualquier parte, no me importa. Tan solo te pido que nombres la autoría e invites a la gente a visitarme en el blog o en mi Instagram. Yo comparto y espero que tu también lo hagas.
¡¡¡Buen tejido y feliz cabecita caliente!!!






miércoles, 15 de octubre de 2014

Nuestro desayuno perfecto con La Vieja Fábrica Cremosa


Hace unas semanas contactaron conmigo los chicos de  La Vieja Fábrica Cremosa para presentarme el nuevo producto estrella de la legendaria empresa de mermeladas, La Vieja Fábrica cremosa, la nueva crema de mermelada. En casa somos muy fan de la gama de mermeladas de la casa, en especial las de cocina selecta y las dietéticas, pero esta nueva crema de mermelada ha sido un descubrimiento maravilloso.
Yo que soy muy partidaria de lo natural, sin refinar, reconozco que ciertos productos elaborados me producen reparo, pero con esta crema se me han quitado todos los prejuicios. Tiene una textura muy suave, sin trocitos ni pepitas (ideal para los mas pequeños, expertos en encontrar tropezones hasta en el agua!) y con un sabor muy natural (esa es una de las razones por las que no me gustan tan procesados los alimentos, porque pierden sabor)
Así que cuando llegaron a casa los dos botes de mermelada, me costó parar a las fieras y que no terminaran con ellas antes de hacer las fotos. Y este es el desayuno ideal que hicimos en casa con la crema de mermelada La Vieja Fábrica. Y digo hicimos porque cada uno eligió que quería hacer, aunque luego fui yo la que pringó en la cocina (un clásico....)


La primera en elegir fue mi hija mayor de 8 años. Es difícil encontrar niños de esa edad que prefieran pan a bollos en el desayuno (bueno, en realidad a cualquier hora) pero ella ha crecido en una familia en la que hacemos pan los sábados, así que era normal que me pidiera una tostada de mi pan. Es esta ocasión hice pan blanco de avellanas en la pacificadora, y ella se hizo una tostada con las dos cremas de mermelada de fresa y de melocotón. Y un tazón de cacao para pasarlo todo, que eso no lo perdona ni estando enferma.


Para el infante de la casa use el mismo pan, pero con una rebanada muy fina, corté la tostada con unos moldes para hacer galletas en forma de números. Una forma sencilla y divertida de hacerle el desayuno y ya de paso introducirle en los números, aunque creo que con un añito poco se entera. No tardó mucho en comerse los números mojando en las cremas de mermelada que tenia en los cuenquitos. Un poco de leche de continuación en su vasito de aprendizaje y tan feliz! Me encanta ver como crece y se une a las comidas de los mayores. Tiene curiosidad por todo lo que hay en la mesa y quiere probarlo. 


Para mi elegí una opción con menos hidratos y un aporte mayor de proteína, un queso fresco de autor, crema de mermelada La Vieja Fábrica, moras gigantes y semillas. Y un poco de té de canela de la India para acompañar.


Y por ultimo, y no por eso menos importante, el Señor Croqueta eligió un clásico en sus desayunos, las magdalenas de huevo y mantequilla, traídas de Asturias por un amigo dos días antes y "tuneadas" con la crema de mermelada de fresa. Cuando hace magdalenas en casa el suele rellenarlas nada mas hornearlas con una jeringuilla, pero ahora tenemos el horno en reparación, con lo que esta opción de rellenar las magdalenas regaladas fue todo un acierto.


La textura suave y aterciopelada de La Vieja Fábrica Cremosa es perfecta para untar, para rellenar y para decorar. Y precisamente por eso tiene mucho peligro!!!!



Todo ello acompañado de fruta fresca, zumo de naranja y flores, la experiencia del desayuno perfecto ha sido un éxito. Creo que vamos a implantar el sábado como el día de desayunar rico!

Y prometo receta de horno con esta crema de mermelada en cuanto vuelva el horno de la clínica!