viernes, 28 de marzo de 2008

Cuadernos de ganchillo

Como hacía mucho que no colaba un tutorial, ahí va uno pequeñito. 

"Como hacer un cuaderno con y para ganchillo"

"Con ganchillo", es evidente (la tapa está tejida, en este caso, y se puede hacer también la contraportada). Y "para ganchillo", por que este cuaderno es para que mi vieja a miga y joven ganchillera Isa apunte sus cosas de ganchillo e incluso se atreva con algún patrón propio (prometo enseñarte este verano a hacer amigurumi, en alguna quedada en el pueblo).
Es un regalo hecho con mucho cariño y con mucha intención (como casi todas los hechos a mano, supongo). Y os digo esto por que a mi me ocurre una cosa muy curioso cuando tejo algo para alguien en concreto, y es que no dejo de pensar en esa persona todo el tiempo. Supongo que esta dedicación de pensamientos le imprime a la labor un valor especial, como un poder mágico (todo el mundo sabe que los polvos mágicos no funcionan si no los usas con las palabras mágicas). O quizá solo sea que los hacemos con tanto cariño que el receptor lo nota al abrir el paquetito (eso y la cara de impaciencia que se nos pone, y la de alivio al ver que le gusta)

Bueno, que me enrollo:


Para hacer el cuaderno he usado hilo de embalar (del que se usa en las pastelerías para cerrar las tartas, que alguien me trajo un carrete empezado y que me esta durando muuucho). También se puede usar hilo grueso, o incluso lana (para un cuaderno de invierno, calentito!)
Hilo azul para coser las rayas del cuaderno, 50 folios cortados por la mitad (100 hojas), una cartulina gruesa, una perforadora de hojas (recomiendo una de dos agujeros, acabas antes y tienen mas fuerza que la que yo use de uno solo , que te dejas los dedos apretando) y argollas de presión (las venden en las papelerías y en el bazar chino), yo use 9.

Lo primero es contar los folios (A4) a la mitad, esto nos va ha dar la medida de la tapa (148 mm x 210 mm). Hay que cortar también la cartulina  a esta medida.
Y ya comenzamos con el tejido. Yo usé una aguja del 3, se empieza por una cadeneta de 148 milímetros y se tejen 47 vueltas a punto enano. La vuelta 48 se teje un punto si y otro no (un punto enano + una cadeneta + un punto enano dejando sin tejer un punto) y dos vueltas  a punto enano (en total, 50) para terminar.
El calado que queda en la vuelta 48 es para pasar las argollas.

Para el dibujo de rayas simulando un papel de cuaderno  (como los del colegio), hay que coser con hilo azul con despuntes (o punto hacia atrás, que no deja hueco entre una puntada y otra), dejando 6 vueltas abajo, cosiendo cada dos vueltas y dejando 8 antes de  los agujeros.

Una vez terminada la labor, se coloca sobre las hojas cortadas y con un lápiz marcas donde están los puntos calados de la vuelta 48. Luego retiras la labor y perforas las 100 hojas 9 veces (paciencia, que a mi me ha llevado tres días, que me aburría, paraba y seguía cuando me acordaba) y la cartulina (que será la contraportada)


Para finalizar, se une todo de nuevo, se abren todas las argollas y se meten por los agujeros, cerrándolas. Y ya está!!
Ya estoy pensando en uno tejido con rafia fina ...., para el veranito...

miércoles, 26 de marzo de 2008

Como pelarte las manos tejiendo


Ya se que suena un poco duro, pero la cuerda de embalar es muy áspera. En mi búsqueda de nuevos materiales para tejer (la escasez agudiza el ingenio), encontré un ovillo de cuerda fina que normalmente uso para envolver regalos (los venden en el chino y el hilo es bastante duro al principio). El resultado es este cuenco noseparaquevale y un platito a juego (que tampoco se para que vale, pero que queda la mar de mono). Es un regalito para mi amiga Paloma, que le gusta el blog, pero que los mensajes los deja en privado (timidilla!!). Iba ha ser para su cumple, pero ya no me aguanto mas.
El siguiente experimento lo haré con cintas de audio (temblad recuerdos de los ochenta grabados con amor!!) La idea es de Themla y creo que voy ha hacer posavasos o una cestita como la que ella hace en su blog (que por cierto os recomiendo, desde mi amada Argentina y con el corazón mas grande que he visto en mucho tiempo)

miércoles, 19 de marzo de 2008

Pelo de helado

En mi búsqueda incansable del reciclado perfecto, he encontrado este delicioso vídeo de Thao Nguyen. Tiene el encanto de los muñecos de plastilina del cole y de las casitas hechas con el cartón de leche. Una vez (bueno, la verdad es que muchas veces) mi padre nos contó que él de pequeño hacía casitas con las cajas de los zapatos. Con sus ventanitas recortadas y la puerta, y le dibujaba los balcones... y luego le prendía fuego para ver como salían las llamas por las ventanas (bueno, esta última parte hay que interpretarla como curiosidad de infancia, a ver si van a pensar que mi padre es un pirómano!!)
En todo caso, les dejo el vídeo para que disfruten y canturreen el estribillo (shake, shake!!).

jueves, 13 de marzo de 2008

¡¡Tiene ojos!!


El pequeño "osito" lleva una semana rondando por casa con una pierna mas grande que otra, una oreja torcida y sin carita. Mi pequeña me decía todas las mañanas, "mamá, sito no tene ojo". Pues como una es así, le cosí ayer la carita, y como no, me quedó torcida. Pero parece que a el no le importa tan contento tomando el sol desde mi teclado. 
Esta mañana se han despertado juntos y les oía hablar desde la otra habitación "tenes ojos, sito, verdad?". No se que le contestó el, hablaban muy bajito...

martes, 11 de marzo de 2008

Reciclar en tiempos de crisis


Que si la economía va mal, que si sube la hipoteca (glubs!!), que si la cuesta es ya de marzo....
Como está visto que ya no tenemos ni para las rebajas, ha llegado el momento de reciclar. No tires nada!!, este va ha ser el lema de una serie de post que voy a dedicar a la creación a través del reciclaje. El primero está dedicado a mi chulapo y sus sufridos pantalones de trabajo. Y digo sufridos por que los pobres llegan a casa rotos, quemados y supersucios. A mi me da pena tirarlos, así que una vez limpios, los guardo en un cajón que ya se ha quedado pequeño. Y por fin ya se lo que voy ha hacer con ellos, muñecos de trapo. 
Inspiración: una visita a el blog de Elsie Marley y un gato (otra vez) rondando mi cabeza
Y así es como nació el cuarto gato de la casa, Lucas. Aprovechando las costuras tan chulas que tenían estos pantalones tipo militar, se me ocurrió que podían hacer de cinturón para Lucas. Primero hice un dibujo de la silueta del gato en papel de seda y luego la pasee por las perneras del pantalón hasta que encontré la mejor posición. Fijé con alfileres y corté la tela dejando margen para coser. Luego, con la misma plantilla, pero al revés, busque la mejor posición para que la tela de la espalda del muñeco coincidiera con las costuras del derecho, y la misma operación. Luego lo cosí del revés (eso os lo sabéis, que coser ya es algo habitual en este mundillo) le di la vuelta y lo rellené con guata de una almohada. Y ya está, el gato mas refino de la ciudad!!
Un par de botones y unas puntaditas para el hocico y terminado. Como el domingo hacía frío en Madrid, le pusimos una bufanda bien calentita y nos fuimos a votar.

Como supongo que esté será el primero de muchos, ya os iré contando que sale de esos pantalones que duermen en el cajón. Quizá lo próximo sea un conejo de pascua...
En todo caso, mi consejo es que no tiremos nada, que hasta el trocito de puntilla mas pequeño nos puede inspirar para hacer una corona-acerico de princesa, o la hebra roja mas corta de la historia se convierta en un a anillo de besitos.
Buen reciclaje!!


Broches para un lunes, o un martes...

lunes, 3 de marzo de 2008

Inventario


Hay quien hace cambio en el armario al principio de temporada.
Yo hago inventario, y me encanta!!







Y aún me queda un cajón lleno de telas y proyectos a medias (mi querido cajón desastre!!)

Una tarde muy productiva


¿Cómo haces cuando te piden 12 broches para una fiesta de disfraces de romanos y solo tienes una tarde y poco presupuesto?. Pues recortas 12 trocitos de cartón de una caja de pañales; les pegas 12 imperdibles con cinta adhesiva; les forras con fieltro por las dos caras pegado con cola de contacto y esperas a que se sequen. Al final, con un poco pegamento, lentejuelas , recortes de tela y ojitos, quedaron la mar de monos. Pasamos una tarde muy entretenida Liferose y yo, y por la noche las doce doncellas lucían sus joyas en la toga. Si llagamos a tener una semana....