lunes, 29 de septiembre de 2008

Somaditos


Parece que han venido sus primos a visitarle. Ya son tres y la cosa promete crecer. Se ponen todos juntitos en lo alto del sofá y nos miran fijamente. Yo creo que les hacemos gracias...

domingo, 28 de septiembre de 2008

Llueve


No mucho, la verdad, pero llueve.
Ayer me puse el primer gorro de la temporada (por que el pañuelo al cuello no lo dejo ni en agosto). Hoy llueve y la bici se moja en la terraza. Ya hemos sacado las lanas de su retiro de verano y hacemos planes juntas de cuantas bufandas y guantes vamos ha hacer. 
Me gusta el sol y el calorcito, pero una tejedora sabe que el invierno es mucho mas satisfactorio para nuestra obsesión. Creo que ha llegado el momento de tejer algo grande, como una manta para mi princesa, una megabufanda para su papá o una capita para mi.....

Mientras me decido, el Señor Cerdito se ha plantado la bufanda, por si le pilla el resfriado (que en Asturias hace mucho frío) Buen viaje y que seas feliz!!

domingo, 21 de septiembre de 2008

Los últimos pájaros de verano


Han llegado, se han instalado en mi terraza y dicen que van a quedarse. Son de tela y ganchillo, bastante calladitos y discretos. Yo creo que los voy ha instalar en la habitación de mi pequeña, junto con su nueva cama y el adorno para colgar sus dibujos.
Viene de parte de Pochoclera, aunque los suyo son todos de tela. A mi se me ocurrió hacer una variante del patrón que uso ella (de Spoolsewing), introduciendo algo de ganchillo. Creo que el resultado es bastante bonito. 
Nota pata el futuro, técnica mixta de costura y ganchillo, funciona!!!
Buena semana a todos!!


domingo, 14 de septiembre de 2008

Fin de semana sin estres


La verdad es que desde que regresé de las vacaciones, he tenido un trajín tal, que ya se me han olvidado. Trabajo demasiadas horas, con mucha tensión. Y luego llego ha casa tan cansada que hay días que no me apetece ni tejer (menos mal que por las mañanas, en el metro, me quito el gusanillo). Los fines de semana suelen ser bastan ajetreados, entre la limpieza de la semana, las lavadoras y las visitas. 
Pero hemos hecho un pacto mi chico y yo. A semana estresante, fin de semana tranquilo. Me ha costado un poco hacérselo entender, pero por ahora vamos bien (ni visitas de amigos, ni abuelos, ni hospitales ni nada), solitos los cuatro (Chulita, su padre, el perro y yo, claro).

Pues tanta tranquilidad da sus frutos. Pequeñas y sencillas consecuencias de un fin de semana tranquilo:





La maleta perdida:
Esta preciosa maleta llegó un día a casa para quedarse un rato, pero a su dueño le dio pereza llevársela y la hemos tenido que adoptar. Está en el estudio desde julio, pero no la había abierto hasta ayer. Está viejita, pero es toda de madera en buen estado, con los herrajes intactos. Pero lo mas curioso es su interior. Está compartimentado en pasillos, numerados y ordenados. Además, en el interior de la tapa hay una hoja con una tabla llena de números. No se cual sería su utilidad, pero tiene toda la pinta de ser un maletín para llevar varillas o tornillos. Como un maletín de representante, pero de varitas mágicas o algo así. Aun no se que hacer con ella (se admiten sugerencias), pero seguro que algo se me ocurre.


Collar de la Amistad:
Por fin terminé mi collar de la amistad del grupo de swaperas. Cada una nos mandamos al resto tres cuentas hechas por nosotras mismas, con un color elegido previamente. Tenía las cuentas reunidas desde la semana pasada, pero no sabía como engarzarlas. Al final opte por unirlas con hilo de pescar, y separa cada grupo de cuentas con unas cuantas de color negro (las pequeñitas de toda la vida). El resultado es un collar un poco incómodo (algunas cuentas pican), pero muy vistoso. Ayer me lo puse para bajar al parque, y una niña  me dijo que le gustaba mucho, que era como de arco iris.


La mesa en la calle:
Normalmente soy muy basurillas (me lo llevo todo a casa de los contenedores, no lo puedo remediar). Mi chico dice que tengo un diógenes encubierto, que saldrá a la luz cuando sea viejita (no lo descarto, la verdad!!). Pero esta vez reconozco que me costó mucho no llevarme a casa esta preciosa mesa. Está toda hecha a mano (se nota ), decorada con papeles de periçodico y barnizada con mucho cariño. Como mi casa en tan pequeñita, al final le di la razón y la dejé en la calle. Pero antes le hice estas fotos, ya que me enamoré totalmente. (NOTA para el futuro: buscar un hueco extra en casa para cosas como estas, con la excusa de que se van ha quedar solo unos dias y luego las tiro. Mentira, claro!!)
Una buena idea para decorar la mesa plegable. Tomo nota.


Tesoros en el parque:
De vez en cuando, nos gusta ir al parque grande que hay al final de la carretera. Es como un bosque, y siempre encontramos grandes tesoros. Es una maní desde pequeña. Buscar cosas que la gente no ven pero que están ahí, pera ti sola. Puede ser una pinza rota, una piedra de colores brillantes o una chapa de botella bonita. A mi hija le está gustando el juego. Para ella es como buscar algo mágico. En esta excursión, encontramos todas estas cosas: un trozo de pizarra y una piedra blanca para pintar con ella; dos naipes bastante destrozados (uno de ellos , el as de oros, será una premonición de tiempos mejores?); 
muchas castañitas pequeñas, como canicas; tres muy gordotas, pero sin hacer (con el granizo del otro día, muchas se han echado a perder y han caído antes de tiempo); dos castañas dentro de sus casitas de pinchos; cuatro trocitos de loza con colores y flores esmaltadas; una pulsera rota con tres cuentas de colores y una pluma con una raya blanca.



Pan de cosas:
Así lo llama mi niña. En realidad es un experimento que ha salido buenísimo. Con la harina preparada que venden en el super (ya lleva levadura y es de 5 cereales), quería hacer un gran pan, pero no encuentro el molde largo de bizcocho. Entonces se me ocurrió hacer varios panes chiquititos en los moldes de flan que tengo desechables. De la misma masa hice unos de ajo, otros de cebolla (la que venden en Ikea, que ya está deshidratada) y otros de nueces. Riquiiiisimos salieron. Duritos por dentro y esponjosos por dentro. Con un poco de suerte, llega alguno para el desayuno del lunes y empiezo el día algo menos estresada. Buena semana a todos y respirad hondo si el día se tuerce.

miércoles, 10 de septiembre de 2008

El verano se acabó


Y el frío es lo que tiene, que llega una madrugada de septiembre, cuando menos te lo esperas. Te despiertas entre truenos y relámpagos. Corres a cerrar todas las ventanas, y de pronto te encuentras con la pobre sandalia bañada en granizo. Yo me se de una que por la mañana se enfada seguro!!
Recuento de daños: ni un tomate a salvo, la albahaca se recuperará y una ventana rota. Me estoy acordando del #@x* (censurado) cambio climático!!!

martes, 9 de septiembre de 2008

Cose que te cose


Depués de los acericos de un par de post para abajo, me quedé con las ganas de hacer mas flores con esta técnica. El resultado son estas muestras. Las negras serán seguramente para hacer un gran broche (todas juntitas). Y las de cuadritos son parte de un proyecto de decoración para la habitación de chulita. Creo que voy a coserlas todas seguidas (las hay de muchos tamaños diferentes, de cuadritos pequeños, de grandes, de rayas , verdes y rojas con blanco) como una guirnalda. 
Ayer le compramos su primera camita de mayores (como dice ella). Ya era hora de pasarla a una cama, que me dejo los riñones cada vez que la saco y la meto de la cuna. Pues para inaugurar la nueva habitación de mayores , colgaremos esta guirnalda encima de la camita. Cada cierta distancia, una flor tendrá una pinza para poder colgar un dibujo o una foto. (Prometo foto en cuanto lo termine y nos traigan la cama).

miércoles, 3 de septiembre de 2008

Días de cestas y rosas


Se supone que el dicho es de "vino y rosas", pero me he tomado la libertad de cambiarlo. Mis últimos días de vacaciones se pasaron volando, pero en el campo siempre me pasa lo mismo. Me relajo y me dejo llevar. Si me hubiera ido a la playa, estaría exprimiendo el sol, el agua a y la arena hasta el último segundo, y hubiera venido deprimida perdida.
Bueno, las vacaciones siempre cargan las pilas, pero además, en mi caso me permiten hacer mis experimentos con un poco mas de tiempo. Ya no es como en invierno que tengo que tejer o coser casi de noche, cuando todos duermen, y antes de acostarme recogerlo todo que mi pequeña no se pinche con nada. Son "labores de un día", que a veces duran mas, y que si duran mucho y son muy grandes, al final se quedan en la bolsa un par de meses. Pero en vacaciones tengo mas tiempo, y si no estamos en nuestra chiqui-casa, seguro que encuentro una sitio donde guardar la labor sin tener que esconderla.
Y luego el verano tiene otras cosas, como que pasa mas tiempo al aire libre (no hay nada mejor que hacer ganchillo debajo de un árbol, a la hora de la siesta y con una ligera brisilla!!!).
Las labores que os muestro en este posta son bien distintas. La primera, mi primera incursión en el mundo de las cestas, es fruto de un paseo por la ribera del Guadarrama, en su paso por Sevilla a la Nueva (que es nuestro tercer pueblo de adopción). Como el entorno es protejido, no se puede visitar en coche ni con vehículos, con lo que es un placer pasear con la niña y el perro, sin motos que te sobresalten. Con un poco de suerte te encuentras una liebre o alguna perdiz, y en primavera hemos visto jabalíes de paseo con sus jabatos.

Pues la cosa es que los animales habías hecho una madriguera en una cepa de mimbre, que se estaba secando. Normalmente no recojo nada del bosque, a no ser que esté en el suelo (como las bellotas, las piñas, o alguna piedra), y menos si es un entorno protegido. Pero como la mitad de la ce estaba seca, me aventuré a cortarle 6 o siete ranitas aún verdes.
De ellas salió esta cestita tan desgarbada, que empezó muy bien, y que al final ya tuve que rematar con hilo, que se me escapaban todos los cabos. 


De esa misma época es el colllar que le acompaña en la foto. Un experimento combinando bolas tejidas que me sobraron del swap del collar de Swaperas Adictas. Quería probar varias técnicas en un solo collar, y a las bolas le sumé un intento de emular a mi querida África con sus anillas tejidas. (me vas a perdonar el atrevimiento, pero la curiosidad me puede nena!!). 
No me gusta mucho el resultado por el tipo de hilo, que al final se despelucha un poco con el roce de la ropa, y la cadeneta de unión, crece (que es algo que me da mucha rábia, argggg!!!)
Y para terminar, dos preciosas rosas (está mal que yo lo diga, pero es que son preciosas) sacadas del Labores de Hogar de junio (creo). Es un patrón muy sencillo, con ligeros cambios a lo Chula, claro!!!


Son dos bonitas rosas para mi amiga Pilar y su mamá, para que las luzcan en las fiestas de su pueblo. Sobre todo en este momento en el que se emprenden en un nuevo rumbo profesional, para que les den mucha suerte.