lunes, 28 de junio de 2010

Tercer aniversario (2): Dos recetas


Y lo prometido es deuda. Siento haber tardado tanto en empezar el aniversario, pero entre la ley de propiedad horizontal que me trae de cabeza, el calor infernal, una estantería que cierta noche decidión soltar sobre mi cabeza 30 kilos de libros infantiles y un escafoides roto del chico ese que duerme a mi lado, la verdad es que no tengo tiempo para nada.
Ahora mismo escribo esto mientras medio país está pegado a la tele viendo la Final del Mundial de fútbol. Y no es que no me guste el juego, es que creo que este va ha ser el único rato en dos semanas para postear a gusto.
Lo dicho, aquí vienen dos recetas de comida italiana para chuparse los dedos y si al final ganamos, pues para celebrarlo.





Primera receta: Pasta fresca.

Ingredientes (4 personas):
500 gramos de harina de trigo (en el herbolario las hay sin gluten especial para celiacos)
4 huevos (si se tiene alergia al huevo, se sustituye por agua, unos 80 ml por huevo aprox.. 320 ml para 4 personas)
NO se añade sal (lo aviso para los despistados)
Maquina de mezclar (opcional, yo usa la thermomix, que lo hace todo solita la muy maja)
Y una máquina de hacer pasta (también opcional, ya que con un rodillo y un cuchillo también se puede hacer, aunque se tarda mas y los tallarines salen cada uno de su padre y de su madre.....)



Realización:
Se mezcla todo en la amasadora o se hace a mano colocando los ingredientes en un bol. Se aplastan los huevos con un tenedor hasta que se liguen con la harina. Se amasa hasta obtener una bola de pasta homogénea.



Posteriormente se corta la masa en cuatro trozos para poder manejarla con mas facilidad. Ahora empieza el proceso de amasado fino.

Se espolvorea harina sobre la mesa y se amasa con rodillo hasta que la masa sea de una consistencia suave y fina. Se hace varias veces, estirando la masa y volviéndola a enrollar. Este proceso se alarga un poco haciéndolo a rodillo, pero con la máquina de hacer pasta es mas rápido. Se introduce entre los rodillos de amasar en la posición mas abierta para realizar el amasado.

Cuando la masa es homogénea, se hacen tiras de 12cm x 6cm, de unos 2 m. Yo guardé la mitad de estas tiras para hacer lasaña. Para hacer tallarines, se debe pasar la tira por los rodillos de corte ( mi máquina tiene dos posiciones, tallarines y espaguetis, mucho mas pequeños).



Yo los dejé secar sobre la tabla, pero si se hacen muchos, la mejor manera es colgarlos en una barra de madera. Con un palo de escoba entre dos sillas os podéis apañar bien.


Se pueden cocer en el momento, con agua hirviendo y un poquito de sal. Se hacen en seguida, no como la pasta deshidratada, y cogen un color algo mas blanquecino.




Con la pasta que sobra, se conserva en la nevera unos 5 días metidos en una bolsa. Y se puede congelar son problema hasta dos meses. Para congelarla, es conveniente espolvorear la pasta con harina para evitar que se peguen y meterlas en bolsas igualmente.

El pesto con el que nosotros nos la comimos es comprado, pero otro día os doy una receta supersencilla para hacerlo en casa. ¿A que tiene una pinta increíble? Pues no os cuento como estaba....

Y la segunda receta: ñoquis de patata. (de este no tengo fotos del plato terminado ni del proceso inicial, pero de la realización de las bolitas si..., sorry)

Ingredientes (4 personas):
1 Kilo de patatas
300 gramos de harina
2 huevos (también son opcionales, si no se quieren usar, se añade un poco menos de harina en el amasado)
una pizca de sal
nuez moscada


Realización:
Se cuecen las patatas, peladas, con agua y sal. Una vez cocidas, se cuelan y se aplastan con un tenedor hasta obtener un puré con mucha consistencia.

Se coloca en un plato y se cubre con film transparente para evitar que se haga costra (para que no se seque la parte de arriba y se quede dura).

Cuando está el puré frio, se mezcla con los huevos y con la harina poco a poco. Las medidas son orientativas, ya que en el proceso de cocido de las patas, algunas clases absorben mas agua que otras. Las patas nuevas absorben menos que las viejas.

Se mezcla todo en la amasadora o se hace a mano colocando los ingredientes en un bol. Se aplastan los huevos con un tenedor hasta que se liguen con la harina. Se amasa poco hasta obtener una bola , no demasiado elástica ni homogenea, que si no luego se deshacen en el cocido. (como en la receta anterior, la verdad)

A continuación se corta la bola en cuatro trozos y se hacen rodar por la mesa para obtener un churrito largo de un dedo de largo. Con un cuchillo, se cortan trocitos de dos centímetros y se redondean los bordes haciéndoles rodar. Con un tenedor, se les presiona un poco para hacerles las estrías características de los ñoquis.

El cocido es igual que con la pasta fresca, pero hay que tener cuidado de que no se deshagan. Para obtener un resultado mejor, es conveniente dejarlos que se sequen un poco tapados con un trapo antes de cocerlos. Y para congelarlos, hacer lo mismo que con la pasta, espolvorearlos con harina y meter en bolsas.

Y mi me gustan mucho con salsa de tomate y albahaca fresca, pero con cualquier salsa de setas o de nata está riquísimos también.

Y así es como termina el primer post de celebración del cumpleaños del blog. Espero que os animéis a hacerlas y me contéis como os han salido. Los ñoquis los he hecho pocas veces, pero la pasta fresca la hacemos de vez en cuando en casa. El sabor no tiene nada que ver con el de los productos comerciales.
Si os animáis ha hacer lasaña, la receta de lasaña vegetal del año pasado queda muerte.

Buen provecho!!

1 comentario:

Olivia_p dijo...

como mola. muchísimo, gracias