viernes, 23 de marzo de 2012

!Corre Teresa, corre!


Esta es la historia visual del conejito blanco de Teresa. Este ha sido, con diferencia, el encargo mas difícil y mas satisfactorio que he hecho jamás. Cuando Victoria me escribió para encargarme un amigurumi para su niña no nacida aún, me puse tan contenta y tan nerviosa a la vez que no me lo creía. yo no soy muy amiga de hacer encargos ni de vender mis cosas (prefiero enseñaros como se hacen y así crear una comunidad de auto crafters), pero ella fue tan insistente y tan dulce y con una historia tan bonita que no me pude negar. 
No s a vosotros, pero cuando yo hago algo para alguien, no se por qué pero no puedo dejar de pensar en esa persona, y claro, con una persona que no conoces es muuuy complicado. Por eso la pedí que me contara cosa de su vida, de su bebé a punto de nacer, de su trabajo, de sus gustos. 
Y así fue como poco a poco nos hicimos ciberamigas, siguiendo la gestación de su criatura y de la mía (lanera) casi a la vez. 
Perp yo soy lenta y además quería hacer un buen trabajo, así que Teresa vino a este mundo y yo seguía tejiendo y destejiendo, buscando las orejas perfectas.
Pero un buen día lo terminé, le hice ropita, le teji una manta para que cuando fuera mayor jugara con ella y la arropara, le hice una bolsita a mano para guardarlo todo y la adorné con pompones (como no, la loca de los pompones!!!)
Todo ellos con los deliciosos hilos de natura de DMC, que son tan suaves y agradecidos que da gusto trabajar con ellos.


















Y de postre, unos patucos morados, para la niña mas bonita del mundo (depues de la mía claro!)

El paquete salió vía aérea rumbo al este, y llegó, y fuen bien recibido y mejor tratado.
Y esta historia termina, o mas bien continua, el día que por fin conocí a Victoria y a Teresa, (y a su flamante padre, que menuda suerte de genes querida!)
La preciosa Teresa, que incluso llorando y pataleando no se libró del abrazo de la tita Clara y del ataque de los mil besos (que es un ataque homologado por la OTAN de mi familia)
Se feliz, juega mucho y corre hasta que te canses, que en un ratito te recuperas y puedes seguir corriendo!!!!



8 comentarios:

md dijo...

Me parece absolutamente precioso. Es el conejillo más lindo que he visto nunca. La historia me ha gustado y en parte me he sentido identificada. Hacer algo para alguien es una sensación especial, en mi entrada de hoy hablaba de ello.

Saludos, y esos patucos morados dan ganas de ponérmelos...
Te sigo.

thegirlinthebox dijo...

Qué preciosidad de trabajo. Cómo se nota el mimo que has puesto en él. No me puedo imaginar un mejor regalo para cualquiera. Me encanta cómo combinas los colores, las patas del conejo y la mantita. Eres toda una artistaza!

Juntitos dijo...

Precioso, el conejo, la historia, y el modo de conarla, me encanta la carita del conejo y las huellas de las patitas¡¡
buen trabajo¡¡

Anacleta Coqueta dijo...

Preciosa la historia, y precioso el conejito!!! Se nota que está hecho con mucha ilusión y con mucho amor!

IFeelCook dijo...

Qué suertuda Teresa de tener un conejito de amigurumi taaan bonito y todas las cositas que le hiciste desde sus primeros días de vida :)

Rodricano dijo...

Me quedo con el ombligo
:x

Encarna dijo...

Una locura de conejo, es precioso precioso. Un trabajo muy bonito!

La Tienda de Ana dijo...

Hola Clara,cotilleo amenudo tu blog y nunca me atreví a comentar,no se porqué,pero hoy con esta historia tan bonita me animé. Felicidades el conejo es precioso que suerte que lo tenga alguien especial. un saludo. De ahora en adelante te haré comentarios.