sábado, 27 de diciembre de 2014

Deshidratar jengibre y fruta en casa


Muchos me habéis preguntados como deshidraté el jengibre en casa. Bueno muchos.... la verdad es que últimamente me siento mejor publicando en mi Instagram y tengo al blog un poco abandonado, pero esto es por culpa del tiempo, del poco me refiero. El teléfono es muy rápido a la hora de subir fotos al Instagram y con el blog tengo que editar mas y siempre la lío desde el móvil la verdad.
Pero no quería dejar de contaros como lo hice porque ha sido un poco complicado encontrar la mejor manera para hacerlo.



Ya sabéis que me encanta el jengibre, su sabor y sus maravillosas propiedades (Antiinflamatorio, antioxidante y digestivo) y que por suerte o puedo encontrar fresco fácilmente en la frutería. Pero a veces se me estropea muchos días sin usarlo y en la nevera no me gusta conservarlo porque se pone blandito. Así que me puse a buscar maneras de desecar para concervarlo. Si buscáis en la red encontrareis mil maneras, pero la que mas me gusta es la natural, la de secar al sol. La dificultad mayor es que es invierno.... que contrariedad verdad!
Y la otra manera es en la cocina de leña de mi madre (o en la estufa de leña del pueblo) pero no es posible ahora mismo así que tenia que buscar otra manera. Y el horno es la mas factible.


La receta mas sencilla, y la que yo he usado, es:
1. Cortar el jengibre en filetes muy finos, incluida la corteza si es fina y esta muy limpia.
2. Poner las rodajas sobre la bandeja de rejilla del horno una redecilla de horneado, o una maya metal de trama fina. Esto se hace para evitar que los cachitos pequeños se cuelen por la rejilla y entre bien el calor por todas partes, reduciendo el tiempo de secado. Si no se puede usar estas rejillas, se puede poner la bandeja normal debajo de la de rejilla para recoger los pedazos mas pequeños que se caigan. Pero esta opción hace que se tarde mas porque impide el movimiento del aire caliente.
3. Meter la bandeja en el horno a 60º-70º durante 6 horas, y (aquí esta el secreto), abrir de vez en cuando el horno para que salga el vapor si es un horno de aire (los mas modernos) o poner una cuchara de madera para impedir que se cierre del todo la puerta del horno si es un horno convencional.


La cantidad de tiempo puede variar dependiendo de la cantidad de jengibre, pero sobre todo del grosor de las rodajas. Yo además aproveché para secar rebanadas de manzana por segunda vez, ya que la primera vez no se secaron del todo porque se me olvide quitar el pavor y por mas que las dejaba no se quedaban secos del todo.
 También hay que tener en cuenta la cantidad de agua de la fruta que queremos secar ya que los cítricos y la piña tiene mas agua que la pera o el plátano. Y otras son casi imposibles de desacar como el melón o la sandía precisamente porque se deshacen sin agua.

4. Y por último, y en el caso del jengibre, se puede pulverizar con una batidora o con una picador de café. A mi me gusta mas los trocitos porque los uso para cocinar o para infusión, pero si se quieren para hacer galletas o no nos gustan los cachitos es mejor molerla.

5. Para conservarlo tan solo hay que meterlo en botes bien cerrados y guardarlos en un sitio seco y sin luz directa. No olvides etiquetar tu frasco para saber cuando lo has desecado y usar el que lleve mas tiempo hecho.


En el caso de las manzanas, las puedes comer como patatas fritas, usarlas para decorar o volver a hidratarlas paz cocinar en salsas para el la carne, para hacer bizcocho o para rellenar el pollo. Yo las he usado para hacer un centro navideño con ramitas de canela y una vela de avellana... y cuando me descuido el pequeño de la familia se las come!!!


1 comentario:

sonietaSun dijo...

como molan tus posts!!!

Muamua