jueves, 12 de febrero de 2015

¡Dibuja dibuja!


Hace 12 años mi padre pintó un juego de sábanas para sus primeros nietos, uno con vacas y otro con gatitos. Y tras su paso por varias cunas, ahora las "vacas rupestres" (como las llama la Mayor) viven con el Pequeño. El dibujo de estas vacas forma parte de mi imaginería infantil. Distan de ser perfectas, pero eso da igual, porque lo importante es dibujar con y para tus hijos. El dibujo te acerca a su lenguaje, les enseña a entender el mundo simplificándolo y proporciona horas de diversión compartida. No tengas miedo a no saber dibujar, ellos no lo saben, solo quieren que seas tu quien les dibuje una vaca.

No hay comentarios: