lunes, 23 de febrero de 2015

Proyecto Sincero (parte I)



Esta es la primera parte de este Proyecto Sincero. Es un proyecto que une el diseño gráfico, el humor y la cocina. Con el intento hacer que decirle ciertas cosas a personas queridas no se atan difícil. Porque ya lo decía Mary Poppins "con un poco de azúcar esa píldora que os dan, satisfechos tomaréis".
Ya de por si es difícil convivir con ese compañero de trabajo que te cae bien, e incluso te parece mono, pero que le canta el alerón cosa fina. Pues con una Galleta Sincera se lo dices, con dulzura y sinceridad. O esa madre que te llama tres veces al día, o el colega que te acaba de dejar en el portal y te llama para seguir hablando. Yo que soy de poco teléfono (me gusta mas escribir) se la regalaría a mas de uno... ¡y de dos!







O ese compañero de piso que se cree Pavarotti y te despierta a las 7 de la mañana con sus gorgoritos en la ducha....  (yo soy de estas, lo reconozco) Para todos ellos hay una Galleta Sincera. Y en especial, y he dejado para el final la mas complicada, la galleta del dinero. Porque que alguien amigo, familia o conocido te deba pasta es un tema muy delicado. Para esos casos casos o está la galleta "Me deb€s Pa$ta".






Galletas con lenguaje directo y sincero, sin dobleces, pero con azúcar y mantequilla. La siguiente parte del proyecto llegará en breve. Y como yo soy así y no registro nada, amigos publicistas y buenrollistas de edulcorados, la idea está ahí, cópienla!

Ingredientes:
350 gr. de harina de repostería
120 gr. de azúcar glas
250 gr. de mantequilla (con margarina también salen ricas pero se quedan mas duras en el enhorno, así que dejarlas menos tiempo)
1 huevo

Receta:
Echamos todos los ingredientes a temperatura ambiente en un bol y los mazamos con las manos hasta que se haga una arenilla pastosa. Hacemos una bola con esta masa y la metemos unos 15 minutos en el frigorífico bien envuelta en film. Pasado este tiempo, precalentamos el horno a 180º C.
Preparamos una bandeja de horno con papel de hornear o spray antiaderente. Y buscamos la manera de poner las letras en las galletas. Yo usé una imprenta para repostería en la que puedes cambiar las letras como quieras, pero también puedes usar letras de caramelo o un lápiz de glaseado.
A continuación extendemos la masa ya sacada de la nevera, con un rodillo en una capa de unos 5 mm (mas fina se secan las galletas y mas gruesa se quedan blanditas)
Las cortamos con el corta cortapisas que mas nos guste y le imprimimos las letras. Las colocamos con cuidado en la bandeja del horno y las horneamos unos 10 minutos, hasta que se empiecen a dorar.
Cuando estén hechas, las dejamos enfriar fuera del horno y las guardamos en una lata. Y ya esta listas para regalar.
La manera de regalarlas ya forma parte de la segunda parte del proyecto, así que atentos a sus pantallas.
Buen provecho y buena sinceridad.




P.D: Buscar una imprenta que tenga acentos, que un DÚCHATE sin énfasis no es tan directo.


4 comentarios:

www.idoproyect.com dijo...

Nos encanta! Nos sumamos a esta iniciativa de galletas con lenguaje directo y sincero! :)

Azogue dijo...

Me encantan!!!! Jiji la de cosas "dulces" que vamos a poder decir ahora.
Gracias por compartir.
Besitos

kareencountry dijo...

Que belleza, una idea genial!!!!
Besitos

Sara Lofish dijo...

Lo mismo con acento argentino se lo toma aún mejor... "Duchate, pibe"