jueves, 30 de abril de 2015

Insta-embroidery, proceso creativo de mi exposición de bordado e Instagram


Hace ya casi un año y medio que inauguramos mi exposición de bordados en la Fundación Luis Seoane de A Coruña. Y por fin he conseguido juntar mas de tres minutos para recopilar todo el proceso de creación de la expo. Desde la conceptualización y el desarrollo de la idea hasta la elección de materiales y la ejecución. El montaje y los nervios fueron el final de este largo viaje que ahora prepara su segunda edición.

Todo empieza en abril del 2013, con una llamada de Lucía de Como Molo, para contarme que nos ceden el espacio del museo de la fundación para hacer nuestro evento, el Craftstorming (el primer gran evento de craft que se monta en el norte, con talleres, yarnbombing y exposiciones). Y lo mejor de todo es que me dejan un espacio muy especial para montar lo que yo quiera. La construcción modular creada en los talleres del Club de Arquitectura es una suerte de espacio íntimo dentro del recinto que se ajustaba perfectamente al carácter personal y domestico de la exposición que yo quería hacer.


La esencia de la propuesta es una estancia en mi casa, en la que os abro las puertas para que entréis en el universo mas intimo y domestico de mi trabajo. Es curioso como se puede contar cosas en voz baja de una misma en una red como es Instagram, y a la vez estar tan expuesto. Pero además es que quería darle un extra a la acción, y era hacer de mis fotos algo realmente personal. Y eso solo te lo da lo hecho a mano.



Para mi el bordado es una herramienta mas de expresión, mas que una artesanía. Me permite dibujar con un trazo mas imperfecto, con un pulso distinto. Las puntadas nunca son iguales, están supeditadas a tu estado de animo, a tu salud y a tu atención.



Hasta aquí ya estaba hecho el proceso de conceptualización, ahora quedaba iniciar el proceso creativo. La elección de las fotografías no era tarea fácil porque ya por aquel entonces publicaba una media de 3 fotos diarias, eso hace mas complicada la edición fotográfica. Después de varios días de hacer carpetas, subcarpetas, varias ediciones y colecciones de fotos, la lista final se componía de 20 fotos las cuales se bordarían solo quince. Esta curiosidad es porque algunas de esas fotos eran técnicamente complicadas de simplificar para el bordado pero eran realmente importantes para entender la esencia del mensaje.


Entonces es cuando empieza el proceso técnico. La elección de los materiales era simple, algodón natural reciclado de una sabana antigua (creo que de mi abuela), hilos de algodón mercerizado gris oscuro, herencia de la abuela del Sr.Croqueta (por suerte había mucha ovillos, ya que los abuelos paternos tenían una mercería-droguería y cuando se fueron a vivir a la residencia , la abuela me dio unas cajas llenas de botones y madejas de hilo que no tienen valor. Decía que yo le iba a dar un buen uso, y creo que no se equivoco). Y no se necesita nada mas para arrancar.


La transferencia de las imágenes la hice de la manera mas artesanal, dibujando con lápiz sobre la tela, previamente lavada sin suavizante y secada al sol para blanquearla. Y a bordar. Fueron tres meses de bordado y gestación literal, ya que me encontraba en el quinto mes de embarazo del pequeño de mis hijos. De hecho, en el montaje de la exposición bromeábamos con que lo mismo me ponía de parto en el museo, y nos hacia gracia pensar que iba a tener un hijo del arte. Por suerte esperó un mes para llegar, fue un detalle.


Bordé mucho, casi a contrarreloj, trabajando y cuidando de mis pequeños, bordé en el metro y en el tren de camino a A Coruña y borde en las noches de hotel previas a la exposición, y en los ratos libres antes de las charlas y talleres del Craftstorming. Siona lo puede corroborar, que la tenía de pinche bordadora, pendiente todo el día de mi salud y de mis agujas (gracias hermana, sin ti no habría podido terminar a tiempo)

El montaje fue muy cansado con una barriga de 8 meses, pero la gente de la fundación y los amigos me ayudaron mucho, sobre todo con lo mas físico. Los cuadritos de 17 x 17 cm se colocaron suspendidos de los travesaños de la casita, flotando entre las paredes de metacrilato que dejaban entrar la luz. Y en el centro de la estancia, una mesa de bienvenida con un catálogo en papel de las fotos originales y sus títulos, un gran centro de mesa de pompones blancos y dorados y una lámpara de tela y lana modo de cascada.


Las primeras personas en visitar la explosión fuero mis alumnas del taller de iniciación al bordado que impartí en las aulas del museo, y tengo que decir que me hizo mucha ilusión que fueran ellas las primeras porque fueron muy generosas conmigo.

Cuando alguien expone su obra, se expone un poco ella, y mas aun cuando la iniciativa de la muerta es de carácter tan intimo. Tengo que decir que estaba cagada, porque aunque he expuesto varias veces en colectivas desde mis año de estudiante de arte, nunca había montado una exhibición con una técnica con tan mala fama como el bordado, que se entendía como cosa de viejas y de mantelerías de ajuar. Por supuesto que para mi no lo es, y que por suerte ahora ya esta mas de moda bordar, pero hace dos años nadie se atrevía a decir claramente que bordaba y menos que exponía.

El agua en el que yo nado normalmente tiene mas que ver con el diseño, la fotografía y el grabado, pero sentía una necesidad importante de mostrar las otras técnicas textiles que están tan presentes ahora en mi obra.

No quiero terminar de contar esta historia sin nombrar a Silvia Longueira, la directora del museo, que sin su confianza y ayuda jamas habría podido hacerse, ni el evento ni la exposición.

Y como extra, os dejo el resumen mas visual del proceso, gestación y parto de esta exposición. La segunda tendrá que esperar un poco, pero ya está en marcha.



3 comentarios:

Lucía dijo...

sin ser reprimenda, te olvidaste de Arturo, que retrasó su vuelta a casa para colgarte la expo, que con sus dos metros de estatura facilitaba mucho las cosas..... fueron días preciosos, que nunca olvidaré!!!
love you so much!!!

kareencountry dijo...

Que belleza, pues felicidades por este nacimiento. Todos los hijos tienen lo suyo y la felicidad de esta presentación te hará olvidar el trajín de la preparación. Muuuuuchas Felicidades.
Besitos

Arantxa Prieto Rubio dijo...

Qué maravilla de exposición! Esa manera de ver el arte a través del hilo me resulta nueva, diferente y preciosa. Crear imágenes con esa textura es de una delicadeza.... Me gusta mucho tu trabajo, y en este caso, la intimidad que se crea para exponer tu obra lo aumenta. Enhorabuena! Ojalá pueda ver algo en vivo algún día