jueves, 25 de febrero de 2016

Zuecos de jardín reciclados


Con la mente ya en la primavera y preparando el jardín para aclimatar las plantas al buen tiempo, recupero este paso a paso para hacer unos zuecos de regar reciclando unas viejas botas de agua.

Es un re-fashion sencillo y muy útil. Así que si tus botas de agua han pasado su ultimo invierno, no las tires y dales una segunda vida en primavera.


Para hacerlo tan solo necesitas unas botas viejas (valen también botas viejas de cuero o similar, pero las de agua son perfectas para el jardín porque son impermeables). Necesitas también unas tijeras, un sacabocados (es un aparato de semi tortura que sirve para hacer agujeros a los cinturones), una aguja sin punta para coser lana, una agua de ganchillo y un rollo de rafia (del color que elijas. Puedes usarla del mismo color, como yo hice, o elegir otro color que contrate más)



Lo primero es cortar las botas con la forma que desees. Yo prefiero en forma de zuecos porque así son mas fáciles de quitar cuando tienes las manos manchadas de plantar, pero puedes hacerlos tipo zapatos o botines, depende de tus gustos. Además mis botas estaban rotas muy cerca del tobillo, con lo que ya me marcaban el corte.


A continuación, con ayuda del sacabocados haz agujeros con una separación de 5mm entre ellas y de unos 3 mm del borde. Esos agujeros los usaremos para hacer un festón con la rafia y la aguja lanera.


Eses festón nos va a servir como base para la primera vuelta con el ganchillo. Tejemos todo el borde con punto bajo varias vueltas y rematamos la labor.



Debemos hacer lo mismo con el otro zueco, y sobre todo, rematar muy bien todos los hilos para evitar que se suelten (la rafia es una hebra que resbala mucho y si no se remata bien se suelta fácilmente). Y para terminar los zuecos y dejarlos bien bonitos, puedes ponerle unas plantillas de plástico o de hule para que seas igualmente impermeables.



Así es como quedan de bonitos y cómodos, y más abajo es como quedan después de un año de uso casi diario y de dejármelas al sol varias veces. ¿Les he dado una buena segunda vida verdad?
Estoy deseando que se me rompan unas botas de agua que tengo rojas para hacerme otro par de zuecos... ¡habrá que esperar!


1 comentario:

Thanks today dijo...

Genial !! Me encanta tu blog lleno de buen humor y buenas ideas. Gracias.