domingo, 8 de mayo de 2016

Gotas de color, tres recetas para Mission Wraps, un libro lleno de números y una película lanera


Estrenamos la semana con lluvia y algo de fresco por Madrid. Tengo que reconocer que la primavera no es mi estación favorita, y la culpa es de la alergia. Pero ya estoy necesitando buen tiempo en mi bioritmo, así que al mal tiempo, un poco de color. 

Por eso en el post de hoy os traigo un refashion de una camiseta llena de gotitas de color y tres recetas frías perfectas para hacer en un minuto, con los wraps de Mission Wraps. También os hablo de La Casa de los Números, un libro para aprender la vida secreta de los números y una película para empezar la semana con buen humor y mucha lana.

¿Estáis cómodos?, pues feliz lectura y feliz semana.




Camiseta y zapatillas pintadas con gotitas de colores

Me gustan las camisetas de rayas. De hecho creo que es una obsesión (confesad, a vosotros también os pasa....). Y no hay cosa que mas rabia me da que mancharme una de mis camisetas favoritas y que no salga la mancha. 

Teniendo pequeños en casa es mas que habitual tener medallitas en la ropa, daños colaterales de meriendas, rabietas y amor efusivos de manitas manchadas de barro, chocolate o caramelo. Pero tengo que confesar que esta vez la torpeza fue mía. Me dejé un bolígrafo abierto en la mesa y estuvo firmando mi camiseta un buen rato mientras yo trabajaba sin enterarme. 

Y la tinta de bolígrafo sale mal... muy mal, sobre todo si no la limpias inmediatamente. Así que la única solución era taparla con algo. Pensé en un parche de bordado, un aplique de ganchillo o incluso escribir con rotulador para tela una frase para disimular la mancha. 


Entonces me acordé de la camiseta con gotitas de este verano y no me lo pensé dos veces. Sólo necesito pintura para tela, un cepillo de dientes viejo para hacer estarcido, pinceles o palillos para gotear la pintura.



Disolví la pintura con un poco de agua y entonces empezó la locura. Un poco de goteo loco, aspavientos y movimientos de director de orquesta, y ya esta la camiseta llena de gotas de colores. Si vas a hacerlo en casa, recuerda forra la mesa donde lo hagas, y deja secar muy bien antes de darle la vuelta para hacer la parte de atrás de la camiseta.



Mientras se secaba, y como me había sobrado mucha pintura, recordé unas zapatillas sencillas que compré hace tiempo y que no había estrenado, y no me pude resistir. La técnica es igual, solo que te recomiendo quitarle los cordones antes a las zapatillas y dejarlas secar mucho antes de usarlas, ya que la tela de las zapas no se puede planchar como la de la ropa para que la pintura se fije bien.



Y recuerda limpiar bien los pinceles después de usarlos... y las manos también, que a mi se me olvidó y al día siguiente aún parecía un cuadro de Pollock 


---------------------------

Tres recetas para probar Mission Wraps

Gracias a Madresfera, esta semana hemos podido probar los Mission Wraps en casa y pensar un montón de recetas para participar en el concurso y el sello de calidad

Después de terminar con todos los wrap que vienen en las bolsas, creo que estamos en disposición de decir que nos encantan. Son fáciles de preparar, no se secan cuando abres la bolsa varios días, son tiernas, esponjosas, las puedes comer en cualquier comida, son bastante sanas y de sabor suave. 

Tengo que reconocer que te salvan de algún apuro en las cenas de días complicados, y como se pueden hacer frías, a los niños les encantan para hacerse sus rollitos, como dicen ellos.

Así que aquí os dejo las tres recetas que hemos inventado para vosotros. ¡Buen provecho!


Como aperitivo, wraps de salmorejo cordobés
Para empezar, esta receta tan sencilla el perfecta como aperitivo. Tan solo necesitas la variedad de Mission Wraps multicereales, salmorejo suave (aquí una receta sencilla para hacerlo) , jamón serrano cortado en lonchas finas y huevo duro picado.

Extendemos los ingredientes como si fuéramos a hacer pizza, enrollamos el wrap y lo cortamos por ls mitad. Con una cervecita o un refresco es el aperitivo perfecto si no tienes mucho tiempo y la comida va a tardar. 


De plato principal, wraps de sushi
Sabemos que es un poco locura este plato, pero la idea de hacerlo ha sido de la mayor. No es muy habitual que a un niño pequeño le guste el sushi (si no es japonés claro), pero a nuestra hija le gusta desde que tiene dos años. Y haciendo sushi el viernes, se le ocurrió que podríamos forrar los makis con los wraps. Y así es como nace el concepto wrapshi (wrap + sushi).


Si sabes hacer makis (tipo de sushi con alga por fuera, arroz y condimentos por dentro), tan solo tienes que cortar el wrap al tamaño del rollo antes de cortar las piezas. Hemos usado la variedad de avena y espelta, por tener un aspecto mas tostado que el original y un aporte extra de fibra. Pinta por dentro con un poco de queso crema para que se pegue bien al alga y envuelve. 

Si no te atreves a hacer sushi en casa, puedes comprarlo hecho y envolver cada maki con una tira del wrap y sujetarla con un palillo. Es perfecto para cuando tienes invitados y no necesitas saber usar los palillos para comer. Sírvelo con salsa de soja y un poco de wasabi, y no olvides avisar a tus amigos de que pica mucho esa mostaza verde.



Y de postre, wrap de helado de chocolate con platano, toffee y avellanas molidas.
No hay mucho que decir en esta receta porque a la vista está que es sencilla y deliciosa. La variedad que hemos usado para esta receta es la original por ser la de sabor más neutro que no interfiriera en el dulce. Elige un helado cremoso y de buena calidad, plátanos sin madurar demasiado, muele las avellanas antes y reserva, y usa caramelo líquido si no tienes toffee.


Hay que prepararla en el momento de consumirla, pero si sois muchos para comer, puedes hacer los rollitos con el helado y la fruta antes y meterlos en el congelador. Sácalos poco antes de consumirlos, así el plátano se descongela un poco, y recuerda echarle el toffee caliente por encima en el momento de servir y espolvorear las avellanas.

Y pon servilletas a mano, que por muy bien que enrolles los wrap, este postre es chuparse muchos los dedos, ¡literalmente! 



Así que este es nuestro veredicto en cuanto al Sello de Calidad Madresfera:

Flexibilidad - 4
Esponjoso – Tierno -  5
Facilidad de preparado - 5
Frescura del producto -  5
Se adecua a tu día a día  - 4
Te resulta útil - 5
Se adapta a una dieta equilibrada 3
Sabor - 4
Consistencia - 5

---------------------------

La casa de los números

El libro de esta semana ha sido La casa de los números, de Ana Punset y Lucía Serrano. Ya os he hablado alguna vez de estas dos autoras, y con este libro que hace colección con La casa de las letras, están aseguradas unas cuantas horas de lectura y diversión.


Escrito con mucho humor y rimado, las aventuras de los diez números que habitan en un gran edificio son una lectura perfecta para compartir con los pequeños. En cada capitulo un número protagoniza un cuento corto. Y aprendemos mucho sobre ellos con humor.

La lectura rimada siempre es una buena opción para leer con los niños porque les recuerdan a las canciones y siempre les hacen reír, con lo que tenemos su atención asegurada.

Esta semana se lo hemos leído al pequeño de dos años entre la mayor y yo, y nos hemos echado muchas carcajadas. Además ha sido un ejercicio muy bueno de lectura en voz alta para la mayor, ya que la prosa rimada requiere mucha concentración e intención en la lectura.

Os lo recomendamos como lectura perfecta para la hora de merendar, y de paso repasar los números de una manera divertida y ahorrarnos los deberes ;)

Si estáis interesados en el la ficha técnica del libro es:

La casa de los números
de Ana Punset y Lucía Serrano
editado por Penguin Random House
colección Beascoa
ISBN 978-84-488-4448-6


---------------------------

Mañanas de sirena y lana

Y para terminar la semana quería dejaros esta deliciosa película llena de lana y buen rollo. Yo, personalmente, por las mañana soy así... bueno, con mas niños alrededor pidiendo colacaos y preparando tuppers a la vez, algún que otro berrinche y unos cuantos "¿me abrochas?", pero casi casi igualito!
Feliz semana. 


No hay comentarios: