domingo, 22 de mayo de 2016

Pintar con I Do Proyect, el pan de Bonsbocs, invernaderos reciclados, y mis revistas favoritas



Esta semana parece que llega el calor, así que nos vamos a preparara para quitarnos las chaquetas y los calcetines. Y para lucir pies de verano, las chicas de I DO PROYECT me retan a tunear unas zapatillas con sus pinturas textiles en spray.
También os quiero contar el proyecto tan bonito del pan del obrador de Bosfocs, con sus deliciosas hogazas y su filosofía de vida.
Vamos a dar un paseo otra vez por mi jardín, pero esta vez para enseñaros como hemos usado materiales de deshecho para hacer un invernadero. Y por último, una selección de mis revistas alternativas preferidas, de poca tirada y distribución selectiva, son las revistas nicho con las que más me identifico.

¿Estáis listos? Buena lectura y buena semana.





El reto de I do Proyect y zapatillas Victoria 

Hace una semana me contactaron las chicas de I DO PROYECT para proponerme una colaboración con ellas. El reto consiste en pintar unas zapatillas Victoria con las nuevas pinturas para tela en spray. Están de descuento en todos los productos textiles de la web y querían que les hiciera un tutorial para la promo. Y de ahí nace este paso a paso sencillo y muy divertido. 


Esta vez he elegido unas zapatillas clásicas de Victoria con cordones para tunearlas juntas la niña y yo. Hemos elegido colores flúor para darle un toque divertido ahora que ya viene el calorcito.

Lo primero que vamos a hacer es proteger las partes de la zapatilla que no queremos pintar con ayuda de cinta de carrocero. En nuestro caso, las suelas y las lengüetas. Además hemos colocado haciendo formas la cinta para hacer reservas de color. Con la ayuda de un rotulador hemos marcado la dirección de los huecos que vamos a pintar con el primer color, no sea que nos confundamos.



Una vez que hemos pintado todas las partes destinadas al amarillo flúor, podemos quitar la cinta casi inmediatamente porque esta pintura se seca en muy pocos minutos y cubre muy bien la superficie. Las lineas no nos han quedado muy rectas, pero es una cuestión de practica y de pegar bien la cinta de reserva.


A continuación colocamos cinta repitiendo la operación para pintar con el verde. Una ves rociado bien las partes verdes, presionando  a medias el spray, consigues hacer gotas mas gruesas. Así que decidimos que el verde podría tener gotas amarillas e hicimos un estampado.


Como al final dejamos algunas zonas blancas de la zapatillas, echamos un poco de spray en la mesa (¡previamente protegida con plástico o papel claro!) y con la ayuda de la goma de un lápiz nuevo, hacemos circulitos de colores como si fueran sellos.

Y ya podemos dejar que se sequen del todo las zapatillas. La pintura en spray para tela es mas ligera que la de pincel, con lo que se extiende mejor y además se saca muy rápido. Si estuviéramos pintando una prenda, al secar hay que planchar sin vapor por detrás para fijar la pintura. Pero como las zapatillas no se pueden planchar, mejor dejar secar bien antes de usarlas.



Y a petición de la niña, le hemos puesto en los cordones cuentas de colores, para completarlas. Y ya está! nuestras primeras zapatillas pintadas con pintura en spray listas para el veranito. Me hubiera encantado enseñaros como le quedan, pero lamentablemente esta con un esguince que desluciría un poco la foto con la venda. Le hemos pedido al médico que la próxima se la ponga de colores, y así no desentona con las zapatillas.




La verdad es que las pinturas de I DO PROYECT me han gustado mucho, ya que no las había usado nunca en spray y estoy encantada. Creo que la próxima vez voy a combinar nuestra técnica del chorrete con al spray, a ver que sale de ahí.

-----------------------------------------------------

Las hogazas mágicas del obrador Bonsfogs

Hace unas semanas recibí uno de los regalos mas bonitos que he recibido en mucho tiempo. Una caja que olía pan recién hecho y que contenía pan recién hecho. Dos maravillosas hogazas envueltas con cariño, un paquetito sorpresa y una nota llena de cariño. Mónica, el alma de Bonsfocs, me enviaba un pedacito de su obrador, de su alma y de su respeto por las tradiciones. 

El proyecto de Mónica no solo es una web sobre pan, ni una panadería de barrio. Es un proyecto lleno de vocación y de amor por el pan, de recetas, de talleres y de masas hechas con cariño y sin prisa.


He comido muchos panes en mi vida, y os aseguro que los de Bonsfocs son especiales. Soló lamento no estar mas cerquita para comerlos recién salidos del horno. En mi próxima visita a Barcelona prometo visitarla y contarlo. Y si os habéis quedado con ganas de más, en la web puedes hacer un pedido de pan en cualquier punto de la península y te lo llevan a casa.



Puede parecer que era mucho pan para una solo perdona, pero en esta casa somos 4 bocas que nos gusta el pan más que a un perro un hueso.  Apenas duraron dos días las hogazas, pero fueron dos días de felicidad absoluta, de pringar todo y de hacer tostadas (que es una de las cosas que mas nos gusta en esta casa, dulces, saladas, solas, en sartén o en el tostados)

El pan de centeno con romero resultó ser un pan denso, ligeramente amargo y con un sabor y un olor que me llevaba directamente al campo. Fue una delicia comerlo con el mascarpone del Sr. Croqueta y mojarlo en las albóndigas del día siguiente.


El pan de arándanos y chocolate negro era de llorar de rico. En menos de un día, en tostadas y con cacao, se cepillaron la hogaza entera mis hijos. el pequeño metía los deditos para comerse la miga y decía a cada tanto uhm!!! que ico

La verdad es que después de leer la nota que me mandaba Mónica, junto con estas preciosidades, tengo cada vez más claro que las cosas hechas con amor y con respeto son las más ricas, las más sinceras. Regalar dos hogazas para dar de comer a mi familia es algo que me ha llegado al corazón.


Además, en uno de los paquetitos venia muy bien envuelto oro en forma de escamas, de escamas de masa madre deshidratada. Para que os hagáis una idea, es como regalar la formula secreta de la cocacola. Un pedacito del espíritu de Bonsfocs en mis manos y la promesa de un pan hecho con historia. 

Lo voy a intentar y mientras escribo estas palabras, la masa madre se esta hidratando y en un par de días espero poder enseñaros mi  pan. No creo que sea ni tan rico ni tan bonito como los de Mónica, pero rico seguro que va a estar.



-----------------------------------------------------

Invernaderos reciclados

Una de las cosas que mas me preocupa en casa es la cantidad de residuos que generamos. Intentamos consumir menos y de manera mas consciente. E intentamos generara cada vez menos basura. Compramos al por mayor y la mayoría de las veces producto fresco, ya que viene menos envuelto.
Intentamos hacer compost siempre que las cobayas no se comen todos los restos orgánicos y separamos la basura para reciclar.

Pero la cosas se complica cuando estas en un entorno con mas personas, como en una oficina. Se generan muchos residuos difíciles de reciclar. Pero yo no me resigno y busco segundas vidas a las cosas. Y eso es lo que he hecho con estas fundas para transportar toner. A veces llegan a la oficina botellas u objetos delicados envueltos en estas bolsitas acolchadas.



Así que me las llevo a casa y se me ocurre usarlas para germinar semillas. Como se pueden cerrar, guardan la humedad y proporcionan luz y temperatura son el invernadero perfecto.
Tan sólo tengo una duda, y es que al no saber su composición, no tengo claro que no traspase a las plantas alguna sustancia tóxica, con lo que por ahora sólo voy a usarlos para plantas ornamentales.



Dejaremos las verduras para la plantación tradicional, y estos invernaderos para germinar girasoles y pasto para las cobayas. En muy pocos días brotan con mucha fuerza y en unas condiciones perfectas.



Así que ya tengo la horda de girar¡soles de este año en marcha. Son hijas del girasol que plantamos el año pasado y que nos dio tantas pipas que las guardamos para plantar este verano. Pero no me he podido aguantar y ya han brotado unos pocos.


-----------------------------------------------------

Mis revistas alternativas favoritas

Dedicándome a lo que me dedico profesionalmente, hacer revistas, me declaro consumidora casi compulsiva de publicaciones. Compro revistas siempre que puedo, las compro online o me las traen mis amigos cuando viajan. Me gustan porque son como libros ilustrados, me gusta su olor y su aspecto. Pero entre todas las revistas que se publican en el mundo, tengo que reconocer mi debilidad por las mas raras, las mas alternativas.

Y hoy os traigo tres de mis favoritas. Lunch Lady, El Costurero (de la que ya os he hablado otras veces) y Taproot. Lo que tienen en común es su cuidada selección de artículos, su gusto por la vida sencilla y bella, sus recetas de comida familiar y el respeto por lo hecho a mano.

Todas ellas se pueden comprar en las webs correspondientes de cada revista. Pero es mejor que consultéis los puntos de venta no sea que tengáis alguno cerca.


----
Lunch Lady
Este es mi último descubrimiento sobre gastronomía y familia. Lunch Lady es el resultado de juntar a una madre blogera y a dos editoras y diseñadoras con el gusto moderno y la vista puesta en la cocina del mundo.


Me h¡gusta esta revista por su diseño moderno y sencillo, pero sobre todo porque está llena de voces femeninas, de madres conscientes de la alimentación de sus hijos y su educación. También esta llena de viajes y de creatividad.


----
El Costurero
La revista de El Costurero es uno de esos tesoros que guardo con mucho cariño. Hubo un tiempo en el que yo hacía sus páginas, y aun hoy colaboro esporádicamente con la revista. Y cada número me gusta mas, llena de recetas, de remakes de ropa, patrones de punto y ganchillo de las mejores diseñadoras nacionales e internacionales. 


A puntito de salir el siguiente número, El Costurero es la típica revista que guardas para siempre, porque su contenido es tan exquisito que no pasa de moda. 


----
Taproot
Esta publicación americana dedicada a la vida sencilla esta dedicada a los hacedores, los creadores y los soñadores (como dice su lema). Es una oda a la vida sencilla de campo, a la gente comprometida con la tierra y sus familias, con la tradición de la cocina y los oficios de la tierra.



Sus recetas típicas del medio oeste americano son una delicia de sencillez y los reportajes sobre los granjeros y makers americanos son sinceras y cercanas. Taproot, además, apoya el comercio de cercanía y la comunidad como pilar de la vida rural.


Así que ya sabéis que ando leyendo cuando no estoy tejiendo, cocinan, trabajando y durmiendo.
Ya hasta aquí el post de la semana. Espero que lo hayáis disfrutado y os espero aquí la semana que viene. Buena semana.

4 comentarios:

begoña Prado dijo...

Me encanta leerte,por lo que cuentas y por como lo haces y sobre todo por descubrirnos tantas cosas chulas!superfan!un abrazo!

I DO PROYECT dijo...

Clara, nos ha encantado tu versión de la zapatillas Victoria personalizadas con la pintura para tela en spray, ¡espero que las disfrutes mucho! ¡Artista!

~ Petite mirondelle ~ dijo...

Hola Clara!Nunca había comentado, y lo primero que quiero decirte es que me encantan tus publicaciones. Quiero empezar a hacer compost en casa y quería preguntarte cómo es el recipiente dónde lo haces y si lo has comprado o lo has hecho tú misma. Muchas gracias!

~ Petite mirondelle ~ dijo...

Hola Clara!Nunca había comentado, y lo primero que quiero decirte es que me encantan tus publicaciones. Quiero empezar a hacer compost en casa y quería preguntarte cómo es el recipiente dónde lo haces y si lo has comprado o lo has hecho tú misma. Muchas gracias!