martes, 1 de noviembre de 2016

Mi reto Mouline de DMC, receta de ñoquis de remolacha, patrones de amigurumi muy otoñales, un libro sobre feminismo y mi nueva agenda para el 2017



El post-magazine de esta semana viene cargadito de recetas, de patrones y tutoriales y de papel.
Comenzamos con el Reto Mouline de DMC y susu 100 madejas maravillosas para hacer mil cosas que no solo sean bordar.

También os cuento como fue el evento de Albal y Madresfera de este año, las ricas recetas de Iria Castro y mi versión de los ñoquis de remolacha. Y como la calabaza y la remolacha son las protagonistas de mi otoño (y de mis recetas) , he preparado dos patrones de amigurumi para hacer estas dos hortalizas con lana.

Y en la sección de papel os traigo un libro de actividades feministas muy divertido y didáctico y el nuevo planner de Madresfera para el año que viene con el lema Lo que nos mueve en 2017 a la comunidad de madres y padres blogueros.

Solucionados algunos problemas técnicos que impidieron que este post se publicara la víspera de Halloween. Sorry, entre el cambio de hora y mi ordenador que hace cosas locas la programación no funcionó. Pero ya esta aquí, feliz lectura.



El reto Mouline de DMC

Hace un mes los amigos de DMC me retaron a hacer un pieza de handmade con los hilos mouline. Tan solo había una condición, que no fuera usarlas para bordas. Así que me puse manos a la obra y como no sabia por que proyecto decidirme (tenía varios en la cabeza) al final hice dos propuestas para el Reto Mouline.



La primera es un chal con flecos multicolores hechos con las madejitas de Mouline. Tan solo se necesita para hacerlo una pieza de muselina de 2 metros de largo por 8 de ancho. Yo elegí una que tenia negra teñida a mano hace tiempo, pero también podéis usar una pieza de algodón, de lana fina o incluso de seda.

Los flecos están colocados en los extremos del chal con una técnica sencilla de anudado . Os dejo el proceso en imágenes por si alguien se anima a hacerlo. Y lo olvidéis peinar los flecos una vez terminado.





El segundo reto fue hacer unos collares muy locos de inspiración africana. Usando tubo de plástico (de ese que se usa los acuarios), cuentas de colores, lentejuelas e hilos de colores. Introducir alternando cuentas y pequeñas porciones de hilo se pueden conseguir efectos muy divertidos. Las lentejuelas proporcionan brillo y un toque mas futurista.

Puedes hacer el collar a tu medida y rematarlo con fornituras de bisuteria. Yo elegí unos en forma de campanilla rustica que contrastan con el material plástico. Así me los podía hacer mas pequeños y colocármelos sin problema. Pero puedes probar a cerrar el collar mas largo con una abrazadera de plata, por ejemplo.

Y un truco, usa la parte de atrás de una aguja de punto para empujar las cuentas y los hilos a lo largo del tubo, así no se escapa nada y puedes apretar bien los materiales.


Elige cuentas de colores y distintas formas para darle variedad al conjunto.




Lo bueno de este collar es que no se ensucia ni se moja,
así que es perfecto para lucir en la playa o la piscina en verano.



Si os ha gustado mi reto, no dejéis de visitar el blog de DMC para ver el reto de propuestas de otras creadoras nacionales e internacionales.





Workshop Albal y Handy Bag de Madresfera

Como cada año, Albal y Madresfera organizaron una jornada gastronómica con la chef Iria Castro y los productos para cocinas de Albal. Normalmente lo hacen en Navidad, pero este año lo adelantaron a Otoño, con lo que la temática de esta ocasión fue Halloween.  Otra de las novedades es que hicimos un taller de manualidades muy divertido con las bolsas de basura de la marca Handy Bag y la bloguera Mimo de Mami.

En el enlace de arriba podéis ver un montón de fotos del evento y lo bien que lo pasamos, junto con la crónica de la jornada. Yo os dejo aquí alguna de mis favoritas. Aviso que todas íbamos disfrazadas de  Halloween...



Si, esa soy yo disfrazada de Mary Poppins (que al final es una bruja, ¡aunque buena!)
rodeada de zombis, brujas y vampiros .




Aprendimos a hacer telas de araña y disfraces divertidos con bolsas 
de basura gracias a Gloria de Mimos de mamá


Yo personalmente me lo pase muy bien, ya que no suelo ir a muchos eventos (ni salir demasiado de la rutina familiar, todo hay que decirlo), pero el de Albal ya es un clásico para mi. Compartir ratos con otras madres blogueras que nos vemos poco en persona pero que son habituales en nuestras vidas de pantalla siempre es un placer.

Además no hay cosa que mas me guste que cocinar y aprender de una de mis chefs favoritas. Iria es divertida, madres trabajadora y una gran comunicadora, así que no miento si os digo que una tarde con ella siempre mola. Sus ñoquis y el bizcocho de calabaza fueron mis favoritas.


Iria es encantadora y sus recetas siempre triunfan, 
como el bizcocho de calabaza.







Receta ñoquis de remolacha

Partiendo de la receta básica de ñoquis de calabaza que nos enseñó Iria Castro en el workshop de Albal, me puse a darle vueltas a variaciones del ingrediente estrella. Su receta era de ñoquis de calabaza, pero creo que podría sustituirse esta verdura por otros ingredientes como las espinacas, el boniato o la zanahoria. Y por supuesto la remolacha.

Si conseguía hacer que un ingrediente como la remolacha, con un alto contenido en agua, se quedara en un puré consistente para hacer los ñoquis, entonces podría intentarlo. Así que después de dos intentos bastante fallidos en los que me quedaba demasiado pegajosa la masa y tenía que agregar mucha harina, por fin conseguí una receta decente.



El secreto estaba en no hacer puré la remolacha, tan solo asarla en el horno en trozos como de tres centímetros y dejar que el horno la secara bastante. Luego de pasarla por el pasapuré y dejarla escurrir en un colador un par de horas, por fin conseguí un puré sin casi agua y de un color rojo increíble. Esto es importante porque si se agrega demasiada harina, el color final de los ñoquis se pierde bastante y queda rosáceo (con el consiguiente sabor excesivo a harina claro).



Estas son las cantidades y el proceso básico para hacer los ñoquis de remolacha:
- 500 gr de remolacha cortada en dados.
- Dos patatas medianas.
- 150 gr. de harina.
- 1 huevo.
- Sal y pimienta.

Comenzamos asando en el horno los dados de remolacha y la patata, por separado ya que tienen contenidos de agua distintos. La patata yo l hago al microondas con las bolsas de asado y quedan de lujo y muy rápido. Dejamos que quedan bien asada y pasamos por el pasapuré la remolacha. La dejamos escurrir en un colador mínimo dos horas para que suelte todo el agua.

Mientras pasamos por el pasapuré las patatas. Una vez hecho este puré, mezclamos todos los ingredientes en una fuente grande  y amasamos. Ojo que mancha las manos, así que si sois muy escrupulosos o tenéis un evento social después, mejor poneros guantes para amasar.

Tenéis que amasar hasta conseguir una masa homogénea y flexible. A continuación ya podemos hacer las bolitas de los ñoquis. Con las manos enharinadas, puedes hacer tiras de masa y cortarlas todos iguales antes de darles forma, o puedes usar mi método "a ojo" para hacer bolitas alargadas. No quedan tan bonitas como los ñoquis formados con tenedor de la receta del mes pasado pero ya solo con el color que tienen es espectacular el resultado.



En este punto puedes hacerlos todos (salen como 4 raciones grandes) y congelarlos o cocerlos para comer en el momento. Cuece siempre la pasta fresca con agua abundante hirviendo, añade sal y los ñoquis. Cuando pasen unos minutos (depende de los grandes que sean) y empiecen a flotar, ya los puedes sacar, escurrir y servirlos con tu salsa favorita. Yo los hice con salsa de tres quesos que otro día os enseño como la hago.

¡Buen provecho!


Aquí, haciendo pelotillas "a ojo"





Patrones de calabaza y remolacha amigurumi

Me gustan los amigurumis porque son representaciones adorables en lana de casi de cualquier cosa. A parte de muñecos y animalitos, mis amigurumis favoritos son los de frutas y verduras. Me gusta hacerlos desde hace tiempo para que jueguen mis hijos, y os aseguro que tengo la casa llena de zanahorias, tomates y fresas gigantes.


Pero para esta ocasión os traigo dos de mis hortalizas favoritas, la calabaza y la remolacha. Empezamos con una calabaza aromatizada con una ramita de canela. Para hacerla necesitamos:
- Lana o algodón de color naranja, unos 20 gr, aproximadamente.
- Agujas de punto de numeración idónea para el hilo elegido.
- Relleno de muñecos o de cojines.
- Aguja para coser lana.
- Una ramita de canela.
- Pegamento textil (opcional)

Empezamos montando 56 puntos (que con aguja del 3,5 mm son unos 30 cm aproximadamente).
Vuelta 1. 7 puntos del derecho + un punto del revés (7 veces en total)
Vuelta 2. un punto del derecho + 7 puntos del revés (7 veces en total)
Repetir las vueltas 1 y 2 hasta que la labor mida unos 20 cm de largo. Corta la hebra unos 30 cm y enhebra la aguja lanera. Recoge los puntos de la aguja de punto con esta hebra y frunce la labor juntando los dos extremos con costura invisible en la parte del revés de la labor. A continuación une los dos laterales del rectángulo.






Llegados a este punto, dale la vuelta a la labor y rellena la calabaza. No la rellenes mucho ya que las piezas en tres dimensiones de punto dan mas de sí que las de ganchillo, así que se abren mucho y quedan raras . Hacemos un pespunte en todo el borde abierto de la calabaza y fruncimos de nuevo. Remata con un par de puntadas. Sin cortar la hebra, atraviesa la calabaza con la aguja y tensa hasta el otro extremo para darle forma.











Para hacer el rabito, costamos la rama de canela por la mitad y la introducimos en el hueco que queda en el primer fruncido. Si queda algo suelta, puedes poner un poco de pegamento textil o cola caliente para fijarla. Y ya tienes una calabaza calentita y con olor a canela.



Este patrón es adaptable a cualquier tamaño siempre que la cantidad de puntos del derecho sea mayor de tres puntos y la repetición de las secciones no sea menor de 6. También puedes hacer variaciones con el grosor de la lana o incluso hacerlo con cuerda para que quede mas rústica.



Y os cuento un truco, si la colocáis sobre la calefacción o cerca de la chimenea (suertudos!!) ira soltando un delicioso aroma a canela por toda la casa.





Llega el turno para la remolacha. Esta vez vamos a usar el ganchillo para tejer esta deliciosa hortaliza. Para hacerla vamos a necesitar:
- Lana granate y verde oscuro
- Aguja de ganchillo acorde con la numeración de la lana.
- Relleno para cojines.
-Aguja lanera.

Empezamos haciendo un anillo mágico de 6 puntos a punto bajo. Cerrar el círculo con un punto raso y colocamos un un marcador. Hacemos la primera vuelta tejiendo dos puntos en cada punto de la vuelta.
En la vuelta 2 teje un punto bajo en el primer punto y dos puntos bajos en el siguiente. Repetimos hasta terminar la vuelta.
Vuelta 3. Teje 2 puntos bajos y dos puntos juntos en el tercer punto. Repite hasta terminar vuelta.
Vuelta 4. Teje 3 puntos bajos y dos puntos juntos en el cuarto punto. Repite hasta terminar vuelta.
Vuelta 5. Teje 4 puntos bajos y dos puntos juntos en el quinto punto. Repite hasta terminar vuelta.
Vuelta 6. Teje 6 puntos bajos y dos puntos juntos en el séptimo punto. Repite hasta terminar vuelta.
Vuelta 7. Teje 8 puntos bajos y dos puntos juntos en el noveno punto. Repite hasta terminar vuelta.
Vueltas 8 y 9. Tejer las dos vueltas a punto bajo.
Vuelta 10. Teje 2 puntos juntos y 10 puntos bajos. Repite hasta terminar vuelta.
Vuelta 11. Teje 2 puntos juntos y 8 puntos bajos. Repite hasta terminar vuelta.
Vuelta 12. Teje 2 puntos juntos y 6 puntos bajos. Repite hasta terminar vuelta.
Vuelta 13. Teje 2 puntos juntos y 4 puntos bajos. Repite hasta terminar vuelta.
Vuelta 14. Teje toda la vuelta a punto bajo.
Vuelta 15, 16 y 17. Teje 2 puntos juntos y 2 puntos bajos. Repite hasta terminar vuelta.
En este punto puedes rellenar la remolacha ya que mas adelante se cierra mucho y es complicado.

Vuelta 18. Teje toda la vuelta a punto bajo.
Vuelta 19. Teje 2 puntos juntos y 2 puntos bajos. Repite hasta terminar vuelta.
Vuelta 20. Teje toda la vuelta a punto bajo.
Corta la hebra y remata con la ayuda de la aguja lanera.



Para hacer las hojas de la remolacha:
Monta una cadeneta de 23 puntos con el color granate, da la vuelta a la labor y haz una vuelta a punto bajo. Remata la labor. Con el hilo verde, pincha en el quito punto número y teje hasta el final de la labor, teje tres puntos en el extremo y continua tejiendo por el otro extremo sin girar la labor hasta que queden 5 puntos.
Da la vuelta a la labor y teje de nuevo alrededor tejiendo dos puntos en cada punto a lo largo a alrededor de la labor. Gira la labor y teje 4 puntos bajos + dos puntos en el siguiente punto. Repite hasta terminar la vuelta. Remata y esconde la cola de la hebra después de cortarla.



Teje dos o tres hojas y cóselas a la parte de arriba de la remolacha y ya tienes lista tu remolacha.
Como en el patrón de la calabaza, puedes hacer variaciones de este patrón usando hilos de distintos grosores y tonalidades de morado.





El libro de las actividades feminista y la agenda "Lo que nos mueve en el 2017" 

La lectura que os traigo esta semana es El Libro de Actividades Feministas de la ilustradora Gemma Correll. A modo de cuaderno de pasatiempos, este volumen ilustrado hace un viaje por la historia del feminismo, aclarando dudas y arrojando un poco de humor al asunto de la lucha por la igualdad. Con actividades para colorear, sopas de letras y juegos de preguntas este libro es una delicia para mentes creativas.


 Con un gran sentido del humor, algo ácido y siempre contundente, la ilustradora Correll llena las paginas con sus mujeres fuertes, preparadas para decir lo que piensan y lo que sientes. El glosario de términos relacionados con el género, las listas de libros y canciones feministas y los pasatiempos son mis paginas favoritas del cuaderno.  Muy recomendable para leer con vuestros hijos cuando sean un poco mayores y entiendan algunos conceptos sobre sexo y genero algo abstractos.




El crucigrama de salud sexual es un ejercicio muy recomendable para todos.
Cultura y sexualidad sana.

Si os apetece tener este cuaderno, os dejo la ficha del libro para que lo encontréis mas fácilmente.

El cuaderno de las actividades feminista
Gemma Correll
Ed. Ediciones B
ISBN: 9788466659765



Y para terminar el post-magazine de hoy quería enseñaros cual va a ser mi agenda del año que viene. El planner que ha preparado Madresfera con el proyecto #loquesnosmueve2017. En esta agenda hecha con mucho cariño y mucha ilusión por el equipo Madresfera (en el que me incluyo como directora de arte de proyectos) y los chicos de Bonaspina se juntan los 12 proyectos que nos mueven el motor y el corazón este año que viene.


Una agenda divertida llena de trucos y retos para los blogueros y blogueras de la comunidad, y de causas relacionadas con la salud, la educación y el futuro de nuestros hijos. Un reto de responsabilidad para con nuestro planeta y nuestros hijos cuyos beneficios íntegros se donarán al los proyectos infantiles de Save de Children.



Yo ya tengo mi agenda y creo que se va a convertir en el regalo perfecto para los padres y madres de mi entorno estas Navidad. Útil y solidario, no se puede pedir mas.

Os dejo el enlace para adquirirla y para que sepáis un poco mas sobre el proyecto:
 Planner list "Lo que nos mueve 2017" de Madresfera y para comprarla aqui.

Y hasta aquí el post. Espero que os haya gustado y lo disfrutéis como yo lo disfruto cuando lo escribo para vosotros. Hasta dentro de dos semanas  con un adelanto de mis recetas favoritas de otoño, un experimento tiñendo en la cocina y trucos y medidas para tejer.

1 comentario:

begoña Prado dijo...

Siempre es un gustazo leerte! gracias por todo lo que nos enseñas!